¡ASÍ ES TABASCO NO COMO LO PINTAN! Colaboración de hoy 29 de agosto.

0
560
Espacio Publicitario

Juan Ochoa Vidal.

Dedazos en Morena y PRI; ¿anarquía en PRD?

Los partidos de oposición en Tabasco se diferencian hoy del gobernante PRD en cuanto a que en el amarillo -a diferencia de lo que sucedió hasta hace seis años- no existe una voz dominante: un dedo que señale candidaturas, sin que se admita discusión alguna al respecto. Eso puede ser una desventaja.
Los militantes de Morena y PRI tienen ya muy claro que no hay ni habrá libre juego democrático, por más que en el discurso se insista en lo contrario, al tiempo que el PRD está en problemas, en virtud de que ninguno de sus principales aspirantes para gobernador está dispuesto a ceder y pactar, aunque se esgrima que las encuestas bastan para sustentar las definiciones.
En los dos alineamientos opositores ya existen virtuales candidatos, que son Adán López Hernández y Georgina Trujillo Zentella, si bien entre los priistas hay otros aspirantes que dicen no estar dispuestos a admitir las imposiciones dictadas desde la ciudad de México. Entre los morenos no se le discute al ex coordinador de campaña andradista lo que pareciera ser una decisión irreversible.
Entre los priistas, da la impresión de que detrás del aparente jaloneo hay la pregunta: ¿y qué hay para mí? Y por más que encuestas-patito digan que la diputada está “en segundo lugar”, la realidad es que no tiene con qué triunfar: la vieja estructura clientelar está desmantelada; las dirigencias sectoriales y de organizaciones son de membrete. Para colmo, pesa mucho el desprestigio peñista.
Es la hora en que muchos priistas que son aspirantes a alcaldías y diputaciones están a la espera de conocer quiénes serán impuestos como candidatos, para entonces emigrar como ya hicieron otros. Curiosamente, la cúpula tricolor a su vez aún cree que el “voto de izquierda” se dividirá entre Morena y PRD, y que ello inyectará viabilidad a los abanderados del PRI.
Resulta innegable, sí, que la situación del PRD podría escapársele de las manos a quienes son factores de unidad o de ruptura. Lo de menos es forzar la balanza hacia determinado prospecto para gobernador y enseguida enfocarse en los casos municipales y distritales. Empero, ese o esos aspirantes hechos a un lado podrían representar triunfos o derrotas si no fructifican acuerdos.
Apostar a que una eficaz operación electoral será suficiente para compensar lo que se descomponga durante los procesos internos, podría traducirse en autoengaño.
¿En serio hay quien en esta hora se sienta capaz de predecir los desenlaces electorales de 2018?
Además se tiene a otro factor en juego: la candidatura independiente que, en el caso de la gubernatura y algunos municipios como Balancán y quizá hasta Cunduacán, podría sumar muchos votos de esos ciudadanos que en las encuestas divulgadas -válidas o cuestionables- aparecen como indecisos o en abierto rechazo al régimen de partidos.
Se menciona a varios: Oscar Cantón Zetina ha estado presentándose como opción independiente, pero su discurso pro gubernamental haría, dado el caso, que terminara quitándole votos al PRD, por lo que es más probable que vuelva a competir para algún cargo de elección bajo las siglas amarillas.
¿Eso allanaría el camino a Jesús Alí de la Torre para la candidatura independiente? Su ex asesor Manuel Paz nada trae bajo el brazo. Para competir, de cualquier modo, se necesita estructura. El dato lo mencionó hace poco el secretario de Organización del PRI, Pedro Gutiérrez: una estructura de alrededor de 25 mil integrantes. Y mucho dinero, como el que dieron al “Bronco” los empresarios de Monterrey.

 

Twitter: @JOchoaVidal