¡ASÍ ES TABASCO NO COMO LO PINTAN! Colaboración de hoy 26 de octubre.

0
346
Espacio Publicitario

Juan Ochoa Vidal.

Soga al cuello, al gusto del cliente.

En la cuenta regresiva de casi 14 meses hacia la finalización del sexenio y de 247 días para las elecciones -Arturo Núñez Jiménez inauguró ayer el Cuarto de Estimulación Multisensorial del Centro de Recursos para la Atención Integral del Espectro de Autismo (CRIAT)- el jaloneo al interior de los partidos se intensifica, con señalamientos de imposición y dedazo en Morena y PRI, así como de pugna en el PRD; en principio, por la dirigencia estatal.
Para la administración estatal y los diecisiete ayuntamientos son tiempos en los cuales deberá trabajarse a toda prisa, antes de que el inicio de las campañas -14 de abril- pudiere entorpecer la aplicación de programas sociales y el desarrollo de obras, en momentos en que tiende a confirmarse un escenario de inédita austeridad presupuestal, debido a mayor apretón aplicado por el gobierno de Enrique Peña, en un contexto económico prolongadamente complicado.
Los gobiernos, en sus tres niveles, aquí y en todas partes, se enfrentan a la desconfianza ciudadana que es alimentada por grupos de interés político; pero, sobre todo, por el gran cúmulo de rezagos de todo tipo y el fenómeno delictivo que en un estado como Tabasco ha llevado a muchos a pensar que aquí estamos peor, en ese rubro, que en otras partes en donde en realidad existen situaciones más graves. ¿Cómo pudiere apaciguarse ese ruido, esa percepción?
Después de todo, en el siglo XXI -la era de la profundización de la desigualdad social y crisis de instituciones- la medición de desarrollo ya no se hace fundamentalmente con base en estadísticas de acceso a servicios básicos, educación y alimentación, por ejemplo, sino a través de lo que se ha dado en llamar sensación de bienestar. ¿Cómo andamos en sensación de bienestar?
Ahora que:
En el tema electoral, contra lo que muchos piensan, esa sensación de bienestar, percepción del desempeño de autoridades, así como la crispación expresada en redes sociales aunque a ellas solo un sector de población tiene acceso precisamente por la desigualdad económica, son un ingrediente importante mas no concluyente.
De ahí se deriva que las elecciones se decidan a través de estructuras clientelares y, también, por el fanatismo político que a su vez recurre a cualquier método en aras de ganar terreno en la lucha por el poder.
Es por ello que alguien prácticamente desconocido como Benito Neme, funcionario peñista que maneja amplios recursos, se siente capaz de irrumpir eventualmente en la escena local y con tamaños para ganar la elección de gobernador mediante el reparto de obsequios, pasándole por encima a la virtual candidata Georgina Trujillo.
Mientras tanto, se observa que los tres principales alineamientos enfrentan el primer reto que es solventar sus conflictos internos y organizarse cada cual antes que nada con candidatos que sumen y no resten, con todo un ejército de promotores del voto, con no menos de 25 mil cuadros que le representarán en casillas; pero, sobre todo, con aquellos que se encargarán de movilizar a los militantes y “promovidos” en la jornada comicial.
Recapitulemos con respecto a lo que ya existe:
Por Morena, Adán Augusto López simplemente comunica que supuestas encuestas definieron quiénes serán abanderados; PRI celebró el sábado un pleno de Consejo Político Estatal en donde se registraron las más añejas prácticas y ahora resultó que hasta los más gritones -gritonas- del pasado reciente, guardaron silencio cómplice.
Por PRD, la lista de tres parece reducida ya a dos… o a uno. ¿Para bien o para mal?

 

Twitter: @JOchoaVidal