Son los peor pagados en el estado y sin reconocimiento.

0
313
Espacio Publicitario

Cozumel, Quintana Roo.

Por Luis Roel Itzá > Quequi
Pese al importante papel que juegan los guardavidas, quienes han logrado disminuir el número de personas que pierden la vida en las peligrosas playas, y aún sabiendo que exponen su integridad por salvar la de otros, no cuentan con un seguro de vida, sus sueldos son los más bajos de todo el estado y ni siquiera les celebraron el pasado domingo 4 de febrero el “Día del Guardavidas”, como un estímulo al esfuerzo que realizan; por el contrario, el director de Protección Civil les dijo: Si no les gusta, renuncien.

Los guardavidas de la Dirección de Protección Civil se encuentran inconformes, pero también temerosos de que sean despedidos, ya que desde hace algún tiempo han estado solicitando les aumenten su sueldo, ya que Cozumel es el Municipio que menos le paga a los rescatistas en toda la geografía estatal; sin embargo, sólo han recibido por parte de la secretaria general del Ayuntamiento, Dora Uribe, una motivación verbal y la felicitación para que sigan trabajando por la satisfacción de estar salvando vidas.

El pasado domingo se celebró el “Día del Guardavidas”; sin embargo, a diferencia de otros años no recibieron su bono de gratificación y mucho menos alguna autoridad les hizo un desayuno, ya ni siquiera una visita para felicitarlos por ese día; por el contrario, cuando pidieron hablar con la alcaldesa, Nemesio Interian Balam, quien es el director de Protección Civil, les dijo que la puerta estaba abierta, que si no estaban a gusto, que podían renunciar, pero que no tendrían ninguna convivencia ni aumento salarial.
Cabe destacar que la ambulancia que actualmente se encuentra en la playa San Martin está en

funcionamiento gracias a que los mismos guardavidas y bomberos han conseguido patrocinadores para su reparación, al igual que consiguieron las llantas de la cuatrimoto que no está funcionando, porque el Ayuntamiento no quiere comprar una batería de 450 pesos, por lo que en caso de una emergencia, los guardavidas deberán correr en la arena y llegar cansados al mar para hacer el rescate.